El nuevo contrato de Carlos Soler y José Luis Gayà

El nuevo contrato de Carlos Soler y José Luis Gayà
Carlos Soler y José Luis Gayà, dos pesos pesados del Valencia CF (EFE)

Carlos Soler y José Luis Gayà han sido dos de los grandes emblemas del Valencia CF las últimas temporadas. No en vano, ambos futbolistas son capitanes de la primera plantilla y, sin duda, dos pesos pesados dentro del vestuario valencianista.

Sin embargo, la dificilísima situación económica del club de Mestalla, unido al hecho de que ambos futbolistas finalizan contrato en junio de 2023 podría propiciar su salida. Tanto Soler como Gayà están felices en el Valencia, el equipo de su corazón, pero también son conscientes de la necesidad que tiene el club de hacer caja de forma urgente.

Aunque ambos estarían por la labor de continuar vistiendo la camiseta valencianista, el propio club los está ofreciendo a distintos clubes con la intención de sacar un dinero en forma de traspaso. El propio Anil Murthy, presidente del Valencia, estaría por la labor de traspasar a ambos futbolistas a cambio de unos 50 millones de euros.

Según informan distintos medios, el máximo dirigente valencianista habría ofrecido tanto a Soler como a Gayà al FC Barcelona y al Atlético de Madrid. Aunque la economía culé tampoco está para echar cohetes, lo cierto es que Mateu Alemany, director deportivo del Barça, sí parece estar interesado en la operación.

Actualmente el salario de Carlos Soler y José Luis Gayà ronda los 2 millones de euros netos por temporada. El FC Barcelona podría mejorar su ficha hasta los 3 millones netos por campaña. Eso sí, el problema está en el que los 50 millones que solicita el Valencia son demasiado para el conjunto blaugrana, que también tiene que hacer malabares para cuadrar el fair play financiero.

Por desgracia para la afición valencianista, dos de sus principales figuras parecen estar más fuera que dentro. Y lo peor es que no es por voluntad propia, se ven obligados a hacer las maletas por culpa de un proyecto deportivo prácticamente nulo y una situación económica que roza el drama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.